fbpx
mantenimiento-barco

Con el fin de período estival llega el momento de sacar del agua tu embarcación y prepararla para el invernaje realizando el mantenimiento necesario.

Los cuidados que necesita un barco no son poca cosa, y pueden suponer un desembolso importante. Por eso, es importante realizar un mantenimiento regular, que permita funcionar sin problemas y con seguridad, y nos evite sorpresas desagradables en forma de costosas reparaciones.

Con el cuidado y conservación adecuados, tu embarcación durará mucho tiempo, proporcionándote momentos inolvidables.

¿Cómo hacer el mantenimiento de un barco?

El mantenimiento de un barco va más allá de una simple inspección visual cada vez que sales a navegar. Muchas de la tareas necesarias para el cuidado de una embarcación las puede hacer el propietario, aunque si necesitas asistencia o una reparación importante, es mejor que acudas a profesionales. De esta forma, disfrutarás de tu barco de forma segura durante más tiempo.

Limpieza exterior

Mantener limpio el exterior de la embarcación es importante, más allá de razones estéticas, para evitar la erosión de la sal, que con el tiempo puede provocar la aparición de abrasiones o arañazos. Además, es conveniente aplicar, cuando sea necesario, pinturas antiincrustantes o antifouling, que ayudan a que la sal no se deposite en la superficie del barco.

Invernaje adecuado

Un almacenamiento adecuado es fundamental para proteger la embarcación de los cambios meteorológicos, especialmente en invierno. Así, el objetivo es aislar el barco de la lluvia, el hielo o la nieve, a la vez que se permite la circulación del aire para evitar la aparición de humedades y que no se acumule el moho.

Para preparar su embarcación para el invernaje puedes seguir estos consejos para garantizar su buen funcionamiento cuando llegue el momento de navegar:

  • Limpieza interior y exterior.
  • Verifica y reemplaza las mangueras agrietadas, lubrica los orificios de las bujías con aceite y cambia los filtros de combustible en línea.
  • Llena el tanque de combustible al menos en un 90 por ciento para reducir el riesgo de condensación de agua, y agrega agentes estabilizadores antibacterianos al combustible para evitar la contaminación bacteriana.
  • Desconecte la batería y guárdela en un área fresca y ventilada.
  • Cubre la embarcación con una lona para reducir la acumulación de polvo y retira toda la comida, así como las alfombras y todos los equipos electrónicos.
  • Inspecciona la hélice y el eje en busca de daños, límpialos y engrásalos
  • Abre los tapones de drenaje los grifos y las válvulas de agua.
  • Enjuague el motor con agua dulce para eliminar la sal.

Mantenimiento del motor

El motor es una de la partes más delicadas de la embarcación. Aún así, aunque no seas un mecánico profesional, puedes tomar algunas medidas de prevención para preservar su funcionamiento durante más tiempo. Antes de nada comprueba las recomendaciones del fabricante.

Sin entrar en complicaciones, te dejamos algunos consejos para el cuidado de un motor fueraborda antes de cada viaje:

  • Comprueba que tiene combustible y que el respiradero del depósito está abierto.
  • Asegúrate que los tornillos están apretados y seguros.
  • Revisa que la toma de agua esté libre de residuos.
  • Inspecciona la hélice por si tiene hilo de pescar enganchado o una acumulación excesiva de aceite.

Revisión de elementos de seguridad y cambios del fabricante

La seguridad es primordial cuando salimos a navegar. En el barco contamos con distintos elementos de seguridad que deben ser revisados periódicamente para asegurarnos de que se encuentran en perfecto estado en caso de que deban ser utilizados.

Algunos de estos elementos son el chaleco salvavidas, flotadores o el botiquín.

Además, los fabricantes de embarcaciones dan recomendaciones sobre cada cuanto es recomendable hacer cambios y revisiones. Por ejemplo, tenemos el cambio de aceite, la revisión del motor o la evaluación de otros elementos importantes como la bomba de refrigeración, la correa del alternador o los filtros.

Conclusión

Como hemos visto, el mantenimiento de un barco es muy importante para garantizar la seguridad y que la propia embarcación no pierda valor. Muchas de estas tareas pueden hacerlas los propios dueños, aunque es recomendable dejar el mantenimiento en manos de expertos que sepan cómo cuidar el barco de la mejor manera, alargando su durabilidad.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos con (*) son obligatorios.